Limpieza y orden. Eliminar lo que sobra, lo que desvirtúa. Limpiar lo que queremos conservar. Mejorar la envolvente térmica, y de esta manera la calidad de vida de las personas, que la vivienda les abrigue y les sirva. El resultado es una vivienda noble, digna y discreta, que convive en armonía con el casco histórico que la rodea.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email